Por Licenciada María José Martínez, Psicóloga y terapeuta especialista en las bases emocionales del sobrepeso y la obesidad.

Generalmente desde la perspectiva médica o nutricional suele describirse a la obesidad como una afección que tiene índices de enfermos a nivel mundial y, en nuestro país, El Salvador, no es la excepción.

Esta visión de enfermedad, desde el plano de las emociones cambia totalmente, y no porque se contradiga o mucho menos, sino que se aclara cuál es su función o lo que intenta mostrar en relación a la salud de una persona que la vive.

En muchas ocasiones vemos a una persona con obesidad y pensamos “pobre”, “que condena”, “que difícil ha de ser vivir así” y vamos sumando expresiones de lástima. Esto hunde a las personas con sobrepeso en un halo de conmiseración que les hace sentir, además de enfermos, que se les tiene lástima o rechazo. ¿Cuantas veces nos hemos  detenido a pensar qué los llevó a tener ese peso y que pasa realmente en la vida de una persona con obesidad?

Y es precisamente ese el tema que nos ocupa en este artículo ¿Qué hay detrás de la obesidad y el sobrepeso?,¿Serán únicamente problemas de salud física, consecuencia de otras  enfermedades o malos hábitos?, ¿Qué le impide a una persona con obesidad bajar de peso y cambiar su vida? ,¿Será falta de voluntad, desidia o por su dificultad para moverse?

¿Cuántas veces nos detenemos a ver qué síntoma emocional está atrapado en esos pesos dañinos y que no son compatibles con la vida? Expondré desde la teoría que me ocupa en mi práctica profesional, que es la Biodescodificación, que sustenta la base emocional de todas las enfermedades.

La Biodescodificación

Para esta escuela, la Obesidad no es una enfermedad, sino un síntoma de algo más profundo que las personas deben sanar de sí mismos para poder llegar a la raíz y salir de ese síntoma manifiesto que les condena a la muerte en algún momento.

Pero veamos qué cosas se ocultan detrás de la obesidad según la Biodescodificación. Los más comunes son: el “abandono” y la necesidad inconsciente de “resistir y sostenerse” en la vida, no solo para uno mismo sino también para sus seres queridos. Éste segundo, se da más en mujeres que en hombres. Esto último sustentado desde el rol social de cuidadora que se le asigna a las mujeres desde pequeñas y se da de “hecho” por razón de ser mujer.

El abandono real o emocional en las personas con obesidad por lo general es un factor común en sus historias de vida, este abandono proviene de las figuras de protección que para el caso son padre, madre o en su ausencia abuelos o criadores. La explicación de la Biodescodificación para esto es, ante el hecho del abandono real o emocional de alguna de estas figuras. El sistema emocional se siente desprotegido, sin “calor humano”, sin quién lo proteja y al no encontrar afuera quién llene este vacío, el organismo lo busca adentro, ¿Cómo? Pues generándolo el mismo, a través de crear “reservas” de calor y protección que se traducen en el aumento de peso y la solidificación de la grasa.

Al peso que se genera por razones emocionales desde la psicología se le llama peso protección, pues esa es la función por la cual el cerebro la crea en la vida de las personas, para protegerlas del mundo que les amenaza, para hacerles sentir calor y calidez que no logran encontrar afuera de ellos mismos.

Otros factores que llevan a las personas a desarrollar la obesidad en sus vidas son las historias de abuso sexual. Como terapeuta especialista en violencia hacia las mujeres puedo dar fe cómo los cuerpos de las mujeres que han vivido abuso sexual tienden a tener conflictos con su peso, pues el cerebro trata de borrar  “la figura del deseo” y así evitar ser agredidas de nuevo.

La rabia no manifiesta es otra de las causales emocionales de la obesidad y el sobrepeso, todo lo que no decimos por temor a dañar a otros siendo nosotros los dañados en el cuerpo se acumula y en el caso particular de la rabia esta va directamente a afectar el estómago, si no veamos donde nos duele cuando comúnmente decimos “me dio hasta ardor de estómago del enojo”, ya la expresión lo responde por sí misma.

La obesidad es un cúmulo de aspectos emocionales que se “enquistan” en el cuerpo de quienes le padecen. Trabajar para superarla implica una intervención multidisciplinaria en donde no sólo se intervenga la parte física, sino también la emocional. Ver esta situación desde una visión integral que conciba a las personas que lo padecen como personas con profundos dolores emocionales que han encontrado en su peso “un refugio”, para sus dolores y sus historias de abandono y miedo. Comprender que si no bajan de peso no es sólo porque no quieren o no se esfuerzan es porque no saben por dónde empezar a sanar esos dolores y por el hecho de que con la obesidad es la única forma que saben cómo vivir y sobrevivir. Un paciente obeso es un alma con muchas heridas y necesita apoyo, comprensión, disciplina y la intervención de un equipo que trabaje cada esfera que esta problemática encierra.

Cada persona está hecha de historias y son esas historias las que desde la psicología trabajamos en ellas.

 

 

 

About Author

REDACCIÓN MPODERATE

You Might Also Like