fbpx

Por Ana María Valladares. #educaciónfinanciera #inteligenciafinanciera

Independientemente de que seamos personas con salario o dueños de nuestra propia empresa el dinero casi siempre es un recurso escaso, lo que significa que debemos hacer un uso EFICIENTE del mismo. Existen variadas formas y técnicas para ordenarnos en el uso del dinero pero la estrategia más acertada consiste en reunir todas estas herramientas bajo la planificación financiera. Este es un esfuerzo positivo que nos llevará a caminar por una senda segura hacia la estabilidad.

Son 4 tips que debes tomar en cuenta para implementar en tu vida diaria:

  1. Conoce tu patrón de gasto y el de tu familia. Generalmente somos personas que gastamos de manera instantánea, es decir que cuando disponemos de dinero en mano tratamos de cubrir algunas responsabilidades que son urgentes pero a la vez le damos rienda suelta a gastar en entretenimiento, comer fuera y compras impulsivas de artículos que creemos que no nos afectan porque son baratos pero que en el fondo no son necesarios. Otros gastos que tampoco contabilizamos son aquellos que hacemos día a día en concepto de pequeños antojos, por ejemplo: cafés especiales, panadería, bolsitas de yuquita y platanitos o similares, cigarros, cervezas los fines de semana, etc. Estos son los llamados GASTOS HORMIGA o ANTIPRESUPUESTO porque su efecto es sabotear el cumplimiento de un presupuesto mensual, drenan y disminuyen  el dinero en efectivo de nuestro bolsillo, a corto plazo tienen un impacto negativo en nuestra liquidez mensual, a largo plazo representan cantidades importantes que pudieron haberse invertido sabiamente para mejorar nuestra calidad de vida.  LA SOLUCION es comenzar ya a construir un registro detallado por escrito de lo que se va gastando a diario, guardando cada comprobante, recibo o ticket de pago y hacerlo durante todo el período de un mes y con esta información podremos observar claramente por dónde se escapa nuestro dinero y allí  vamos a necesitar hacer ajustes con mano firme sometiendo nuestra voluntad y buscando consenso entre los demás miembros de la familia.
  2. Elabora un presupuesto mensual del hogar. La mayoría de las personas nos acostumbramos a vivir gastando indiscriminadamente y el único registro o planificación que hacemos es mental, al paso vamos haciendo números y cálculos “en el aire” que nos dan un resultado siempre negativo. Nos endeudamos por encima de lo que podemos pagar, no logramos llegar a fin de mes cubriendo necesidades prioritarias, no tenemos claro cuánto dinero nos ingresa ni cuánto necesitamos para salir adelante, en muchos casos tenemos mala calidad. Elaborar un presupuesto nos puede traer grandes beneficios: organizar el gasto, hacer ajustes necesarios, tener control sobre el movimiento mensual del dinero, establecer metas de ahorro, lograr consensos familiares que nos permitan adecuar nuestra forma de vivir en familia a metas financieras importantes. El presupuesto es una herramienta indispensable para alcanzar el máximo beneficio posible del dinero que ingresa mensualmente, es la clave para hacer eficiente su utilización.
  3. No adquieras deudas para consumo. Sin importar el tipo de producto financiero que te ofrezcan, una deuda siempre será una deuda y como tal genera un sin fin de pagos extra, comenzando por los intereses convencionales más iva y siguiendo con una lista interminable de cargos más iva que será tu obligación legal pagar de acuerdo al dinero que prestaste o la línea de crédito que te otorgan. Cuando estás comprando “cosas” o adquiriendo en general todo tipo de bienes de consumo con crédito o préstamos, terminas consumiendo todo esto a precios mucho más caros que el resto de las personas que compran de contado, es decir, A TI TE SALE MAS CARO TODO por todos los cargos que te hacen. En nuestra sociedad existe el mito de que no puedes adquirir nada de contado, exacto es un “MITO”, con la adecuada planificación y ajustes es posible alcanzar muchos bienes y cumplir metas en tu vida financiera.
  4. Establecer metas de ahorro. Una vez que hemos planificado adecuadamente y estamos en el firme propósito de hacer los ajustes necesarios en todas las áreas podemos dedicarnos a buscar en familia las metas financieras que nos llevarán a tener mejor calidad de vida, incrementar nuestro patrimonio e incluso producir riqueza. El ahorro debe responder a las necesidades primordiales del grupo familiar y entre éstas, crear el fondo de emergencia es clave porque nos permitirá tener la seguridad, el respaldo ante situaciones no previstas como el desempleo repentino o incluso enfermedad grave de quienes son proveedores dentro del hogar. Siempre existen otras metas financieras cuyo cumplimiento dependerá de los objetivos que perseguimos, por ejemplo el ahorro para salir de la deuda, el ahorro para estudios de los hijos, el ahorro para adquirir un vehículo, etc. Es importante mencionar que el tema del ahorro siempre nos desalienta porque creemos que ahorrar es una privación y no un beneficio. Necesitamos hacer un cambio en nuestra forma de pensar que brinde resultados significativos en  nuestras vidas y en la vida de aquellos que amamos. El ahorro es una acción concreta que depende de nuestros hábitos, el momento adecuado para hacerlo es hoy.

Para terminar, la planificación financiera no es una carrera de 100 metros sino una maratón que la ganan aquellos que son capaces de perseverar, dominar sus malos hábitos y ejecutar las acciones concretas aquí establecidas. El premio de los que logran completar el maratón siempre será el poder disfrutar de la estabilidad y paz financiera que a muchos les falta hoy en día. Tú decides.

About Author

REDACCIÓN MPODERATE

You Might Also Like